+
Al llegar a Arabia, las atractivas e impecablemente vestidas damas que viajaban en nuestro avión, habían desaparecido de la vista, dando lugar a esas indefinidas formas de negro que cubren desde la cabeza a los pies, mostrando solo los ojos, detrás del oscuro velo.

Viajando a Saudi


La partida hacia Arabia Saudi

Cuando uno toma el avión, generalmente en Londres, el 747 se encuentra lleno de pasajeros hombres y mujeres en trajes occidentales.

Mezquita de Al-Haram - La Meca
Mezquita de Al-Haram - La Meca

Mujeres en pantalones o polleras mini faldas y maquillaje; antes de aterrizar en Saudí, el 90 por ciento de los pasajeros, se encontraban vestidos con las conocidas impecables robes blancas y una especie de boina blanca.

Las atractivas e impecablemente vestidas damas, habían desaparecido de la vista, dando lugar a esas indefinidas formas de negro que cubren desde la cabeza a los pies, mostrando solo los ojos, detrás del oscuro velo.

La fabulosa riqueza que produce al reino del petróleo, permite a sus habitantes a cuenta del estado que paga sus estudios en el exterior en las mejores Universidades de América o Europa, lógicamente son muy pocas, especialmente las mujeres de las altas clases de Arabia Saudita, que conserven el tradicional vestido con que son obligadas a usar en el Reino, como consecuencia de la religión Mahometana que rige toda la vida en Arabia Saudita.

Al bajar de la aeronave, no quedaba ni un rastro de las jovenes que lucian las ùltimas novedades de la moda francesa o estadounidense.

Mujeres de Arabia Saudí
Mujeres de Arabia Saudí

El Aeropuerto, es uno de los más grandes y lujosos del mundo a pesar que generalmente se encuentre prácticamente vacío. En cualquier lugar del mundo, el intenso tráfico aéreo y de pasajeros llegado y viniendo, hace que los aeropuertos sean un hervidero de gente.

Pero Saudí, un país que solo permite la entrada de invitados, especiales dos o tres vuelos por hora, en esos edificios que ocupan una superficie cubierta de hectáreas con estatuas y una gran cantidad de maravillosas fuentes arrojando agua con luces multicolores que son imposibles de ignorar.

Los países Arabes tienen una obsesión por el agua y las fuentes arrojando el precioso liquido hacia el cielo, cayendo en un sinfín de formas y con destellos que producen las gotas de la luz artificial en la noche y el sol durante el día.

Jorge R. Araujo Matiz

PARTICIPE

comparte esta página en: