+
Las mujeres elijen ventanilla y los hombres pasillo, eso dice la estadística, pero en mi caso como varón prefiero la ventanilla ya que me aseguro que nadie molesto estará varias veces pidiendo permiso para pasar, sobretodo que en los vuelos prefiero dormir.

Entre Boeing y Airbus


Preferencias Femeninas en los vuelos

Preferencias Masculinas cuándo vuelan

Las mujeres elijen ventanilla y los hombres pasillo, eso dice la estadística, pero en mi caso como varón prefiero la ventanilla ya que me aseguro que nadie molesto estará varias veces pidiendo permiso para pasar, sobretodo que en los vuelos prefiero dormir, algo que al estar en ventanilla me permite apoyar mi cabeza .

Las mujeres llevan bolso, los hombres pequeña maleta; las primeras se acurrucan en su asiento y aseguran así no tener contacto con el vecino de asiento, estos en cambio expanden codos y piernas e invaden todo espacio posible que disponga el avión para viajar.

Distintas líneas aéreas informan que oscila en el 50 % la cantidad de hombre y mujeres que las utilizan, en algunas hay algún punto de porcentaje mayor de diferencia en favor de los hombres y en otras alguno mayor en favor de las mujeres pero son relativamente bajas las diferencias y tienden a estabilizarse cada vez más.

Las líneas aéreas con los sistemas para entretenerse, destacan que ellas prefieren ver películas y la tendencia de ellos es ver en vivo noticias y/o los programas deportivos.

En referencia a mantas, son ellas la principales usuarias con respecto a esa preferencia en los hombres; Si hablamos de comida, las mujeres prefieren las ensaladas y las tapas. Los hombres no tienen en general mayores problemas y aceptan tanto espaguetis como albóndigas de carne o pollo si los vuelos son relativamente largos o algún sándwich si el viaje es corto como a veces lo hago entre Buenos Aires y países vecinos o viceversa.

Lo que es cierto, desde mi punto de vista de varón, es que las mujeres son mejor tratadas por la tripulación, en muchos de mis viajes, viví casos en que había mujeres muy bien vestidas, a quienes se les permitía pasar de clase económica a la primera clase con la intención de utilizar el baño sin problemas.

Nunca lo intenté, pero siempre imaginé que de intentar yo, hacer algo por el estilo, me lo hubieran prohibido y retado sin miramientos. Sin dudas debe haber muchas más preferencias de ellas y ellos en un vuelo, pero estas se me ocurrieron ahora y por algo se empieza.

PARTICIPE

comparte esta página en: